Mujer y familia desde la perspectiva islámica

Mujer y Familia desde la perspectiva islámica
Por Mahdi Mahrizi
 
El segundo escenario de la vida humana de la mujer y del hombre es la vida familiar. Este artículo estará dedicado a manifestar la identidad común de estos entes dentro del marco de la familia. Sí, es imposible creer en la igualdad de carácter humano del hombre y de la mujer a menos que sea probado en todos los campos de la vida. En el capítulo dos, lo común- entre ambos géneros- en la madurez individual y humana fue puesto en discusión, y en éste lo haremos acerca de la identidad común de ellos en el ámbito de la familia.
Para lograr este objetivo, dos temas deben ser estudiados:
Primero, la forma en la cual el Islam mira el matrimonio, y el formar una familia ha de estar claro; y luego debe prestarse atención a la posición y estatus de la mujer en la familia.
¿Cómo mira el Islam al Matrimonio?
Muchas leyes y normas sobre el asunto de la familia han sido decretadas en religiones y en antiguas escuelas de leyes las cuales están basadas en sus puntos de vista acerca del fenómeno del matrimonio. Estos puntos de vista y deducciones nunca pueden estar en un mismo nivel, para ambos, con respecto a la profundidad y respecto a la veracidad y desviación.
Eso es porque existen, en las religiones y creencias aun entre eruditos musulmanes, muchas opiniones desviadas y parcializadas. Entre los monjes y rabinos se tiene la creencia de que el matrimonio es opuesto a la santidad y castidad y que es sólo permitido para la procreación de la descendencia y prevención del libertinaje desenfrenado por parte de los hombres y de las mujeres.
Bertrand Russell dice:
De acuerdo con la teoría de San Pablo, la producción de la generación era sólo un objetivo parcial del matrimonio mientras que su objetivo principal era la prevención del adulterio y el libertinaje. Este fue el papel principal del matrimonio, evitar la corrupción y la impudicia.
Al-Ghazali, un eminente pensador Sunni, toma en consideración cinco beneficios del matrimonio: producción de hijos, derrota de la lujuria de la carne, dar tranquilidad al ser, entregar solución al corazón, y autodisciplina.
De entre todas éstas él considera la sobrevivencia de la descendencia como la ventaja más importante, diciendo: “La procreación es el origen, y en honor a ella, el matrimonio ha sido decretado y legalizado con el propósito de mantener la descendencia y con el fin de evitar que el mundo sea desprovisto de la humanidad. La lujuria se ha creado sólo como una fuerza irresistible e incitante para mantener la generación”[1].
El punto notable en el discurso de Al-Ghazali es su –parcializada- visión del asunto del matrimonio porque su explicación de los tres últimos beneficios se plantean como si todas las ventajas del casamiento fuesen para el hombre. En la tercera ventaja, la cual es la tranquilidad al Ser, dice:”El alma humana llega a estar aburrida y cansada con la continua perseverancia en la adoración, y la sociabilidad con las mujeres permite que se pueda deshacer de dicho cansancio”. En el cuarto beneficio dice: “Puesto que los quehaceres del hogar son confiados a la mujer, entonces el corazón del hombre no está comprometido sino que es libre para adorar y, algunas de sus perturbaciones son eliminadas.” al explicar el quinto beneficio dice: “La práctica estricta de la autodisciplina puede ser lograda a través del cuidado y la satisfacción de todas las necesidades y requerimientos de los niños y de los miembros de la familia”[2].
Por consiguiente, de estas cinco ventajas del matrimonio, dos son comunes entre las del hombre y las de la mujer, pero las otras tres pertenecen sólo al hombre.
Al.lama at-Tabataba’i, un gran exégeta Shi'ah, toma los principales objetivos del matrimonio y la copulación como la permanencia de las especies y la procreación de la misma descendencia. Al mismo tiempo considera que la disminución y la satisfacción de la lujuria y la colaboración en la vida material y los quehaceres del hogar son, debido a la esencia verdadera del matrimonio, preliminares y preludios de la vida conyugal o consecuentes ventajas[3].
También dice:
La naturaleza de los hombres los empuja a que deseen e intenten obtener al sexo femenino, y viceversa. El proveer a cada hombre y toda mujer con las cualidades masculinas y femeninas, respectivamente, no tiene ningún otro propósito que la procreación de la misma descendencia y la permanencia de la especie humana. Por lo tanto, el matrimonio está basado en esta realidad, y todas las leyes para éste giran alrededor de esa realidad[4].
Después de mostrar este objetivo él continua criticando otros puntos de vista, como sigue:
“Las leyes y normas de hoy en día respecto al matrimonio han sido decretadas basándose en la participación del hombre y de la mujer en el manejo de los asuntos de la vida. Por lo tanto, el contrato matrimonial es un tipo de sociedad en la vida, cuyo ámbito o magnitud es menor que la comunidad urbana. Sobre esta base, las leyes modernas no interfieren con las relacionadas con la castidad las cuales han sido legisladas por el Islam”[5].
Él sostiene esta teoría que es inconsistente con el temperamento humano y disposición. Él dice: “Si el propósito del matrimonio es tal realidad, puede establecerse entre dos individuos de igual sexo y familia, tampoco nunca se habría tenido la necesidad de tales leyes y normas”[6].
Aparentemente este punto de vista, expresado por Al-Ghazali y sus predecesores, es vulnerable a la crítica debido a las siguientes razones:
·        hay un fuerte énfasis en el Corán acerca del tema de la tranquilidad y sosiego, y en los versículos Coránicos se ha enunciado que el objetivo de crear a la mujer y al hombre es que encuentren calma y descanso.
·        Si el objetivo del matrimonio es sólo la procreación sin ningún otro propósito, entonces no hay diferencia entre un animal y un hombre. Porque los animales se reproducen de la misma forma y su descendencia puede sobrevivir aunque ni se comprometen con una familia y su sistema ni requieren normas especificas.
·        Al-Ghazali mismo considera, en otra parte, la procreación de la especie y la permanencia de la descendencia como filosofía del matrimonio y no su causa. Por consiguiente, él considera que casarse con una mujer estéril y menopáusica como algo permitido[7].
Sin embargo, nadie puede aceptar el punto de vista unilateral al respecto del matrimonio, sean la multiplicación de la generación u otros propósitos tomados en consideración como objetivos del matrimonio. Más bien creemos que el contrato matrimonial, en la Shari'ah Islámica, busca alcanzar varios objetivos los cuales son establecidos por los legisladores islámicos:
Continuación de la descendencia humana.
El Sagrado Corán se refiere al matrimonio con términos como cultivo y cosecha:
“Vuestras mujeres son un campo de labranza para vosotros. Id, pues, a vuestro campo como…. (2: 223)”
Sayyid Qutub, cuando hablaba acerca de este verso, dice: “Los versículos coránicos manifiestan en muchos lugares, con expresiones diversas, la conexión del matrimonio usando el término vestido-Libās- en un momento y, ‘encontrar descanso y amor’ en otro, o un campo de labranza-harz- en otra ocasión.”
El término campo de labranza –harz- indica una parte adjunta al matrimonio, que significa procreación de la especie y la multiplicación de la descendencia. Así, llegamos a la comprensión de la profunda visión del Islam, el cual ha admitido al hombre con todas sus inclinaciones y necesidades[8].
Existen algunas tradiciones que sustentan este tema. Una vez el Mensajero de Al.lah (P) dijo:
“Casaos para que se multipliquen en número de modo que yo pueda presumir con ustedes ante las naciones”[9].
El Imam Al-Baqir (a.s.) narró que el Profeta (P) dijo:
“¿Qué mantiene a un creyente alejado de tomar una esposa?” que Al.lah le conceda un hijo que haga la tierra más pesada diciendo “No hay dios sino Al.lah “.
Sosiego y Tranquilidad
Este acuerdo y tranquilidad de la pareja- novio y novia- es una de las metas sobre las cuales el Corán ha hecho énfasis. Este hecho ha sido indicado en el Corán en el verso número 89 de la Sura al-A’raf, y el verso número 31 de la Sura ar-Rum. Estos versículos junto con la explicación dada en el capítulo uno, consideran el reposo de la esposa y del esposo, como la filosofía de la creación del hombre y de la mujer.
También, en algunas tradiciones la sociabilidad espiritual ha sido considerada como el factor de la creación de la pareja, como sigue:
“Luego Él creó para él-Adán- a Hawwa-Eva…Adán dijo: ¡Oh Señor mío! ¿Qué es esta agradable criatura? Me siento muy complacido con ella y con mirarla. Al.lah dijo: ¡Oh Adán! Esta es mi esclava Eva… ¿te gusta que esté contigo para que te alegre y hable contigo? Él contestó: Sí, Señor mío, si me haces eso, estaré agradecido Contigo mientras esté vivo”[10].
Satisfacción del instinto sexual
Uno de los principales instintos del hombre es el sexual, a cuya posición en la Ley Islámica-Shari'ah- se le ha prestado mucha atención y cuidado. De hecho, el punto de vista realista de su atención hacia el tan maravilloso deseo instintivo sexual.
Se ha registrado que Mas’adah Ibn Sadaqah dijo: “He escuchado que una vez se le preguntó al Imam as-Ŝadiq (a.s.): ¿Por qué no consideras al adultero como incrédulo mientras que a alguien que abandona las oraciones obligatorias si lo consideras así? El Imam as-Ŝadiq (a.s.) contestó: el incentivo que lleva a un adúltero a cometer ese pecado-el adulterio- es la pasión bestial -la libido-que lo supera, pero el incentivo que hace que alguien abandone sus oraciones obligatorias es únicamente el menosprecio y el desprecio por ellas. Un fornicador adquiere placer del acto que realiza y lo que pretende ganar con esa acción, es placer sexual únicamente, mientras que no es lo mismo para alguien en el caso de las oraciones porque quien las abandona no siente placer al dejar de realizarlas”[11].
En otra tradición, en respuesta a la misma pregunta, el Imam as-Ŝadiq (a.s.) dijo:
“La razón detrás de esto yace en el hecho de que cualquier cosa a la que te arrojas a realizar, sin ningún animoso incentivo que te fuerce a hacerlo o a no superar una acción como el adulterio y la bebida de licor sino que tú mismo abandonas las oraciones sin ninguna lujuria o deseo, por lo tanto esto es considerado como desdeño y desprecio”[12].
Sin embargo, en otra tradición el Imam as-Ŝadiq (a.s.) declaró:
“Lapida al hombre y a la mujer mayor porque ellos ya han pasado y superado la etapa de la lujuria y la sensualidad”[13].
En los libros de jurisprudencia y tradiciones ha sido enunciado que cada mujer y hombre, quienes cada mañana y noche no pueden satisfacer legalmente su lujuria, son considerados como muhsan[14]. Si cualquiera de ellos comete adulterio, su pena es conmutada, y la ejecución –muerte por lapidación- será cambiada a flagelación-yald[15].
Una vez el Imam as-Ŝadiq (a.s.) preguntó : “¿Sabes cuál es el mejor de los placeres?” ellos no sabían la respuesta, entonces él (a.s.) dijo: “En verdad lo más placentero yace en las mujeres”[16]. “El hombre nunca se ha complacido, en esta vida ni en la otra, con un placer mejor que la felicidad de dormir con una mujer”.
Desde luego, este placer no está sólo en la forma que el hombre se complace. Este asunto ha sido indicado de manera general en el complemento de esta tradición:
El Imam (a.s.) añadió: “Los habitantes del Paraíso no encuentran placer, en el Jardín, más deseable para ellos que la copulación con las mujeres, ni alimento o bebida en el cielo”[17].
Todas estas tradiciones reflejan el fuerte poder del instinto sexual dentro cada ser humano; de tal forma que el legislador islámico le ha prestado buena atención y cuidado.
Ahora veo que es inevitable decir que este instinto, con esa fuerza, debe ser satisfecho dentro de los límites del hogar y su sana base es el contrato matrimonial.
En el complemento de la tradición mencionada en el capítulo anterior, se cita el siguiente enunciado:
“Puedes pedirme su mano, ella es mi esclava y puede adaptarse a ti también como esposa y satisfacer tu instinto sexual”[18].
Puesto que cualquier mirada de fogosidad a una mujer no consanguínea, adulterio, sodomía, masturbación, y similares ha sido prohibido por la Shari'ah Islámica, aunque el instinto sexual es fuerte e intenso, por consiguiente el único medio que queda para satisfacer la lujuria sexual es el camino legal dentro de la familia. Así, el matrimonio puede compensar esta necesidad y deseo humano.
Asociación en la vida moral
En muchas tradiciones se ha transmitido que a través del matrimonio el hombre adquiere la mitad de su religión ganando inmunidad, y entonces le queda intentar con su mejor esfuerzo salvaguardar y mantener la otra mitad.
·        “Quien se casa, de hecho, ha adquirido la mitad de su religión”[19].
·        “Cada uno de ustedes debe tener una lengua recordadora, un corazón agradecido y una esposa buena creyente esposa que le ayude a ganar la otra vida”[20].
Existen muchas tradiciones concernientes a la selección de una esposa, recomendando tener en cuenta cualidades como buena moral, fe, lealtad, y advertencia en contra del casarse con una incrédula, borrachina y similares. Todo esto indica el hecho de que los hábitos y trato del esposo y la esposa, tienen un efecto sobre cada uno y juegan un papel en la moralidad o degeneración en ambos.
El Sagrado Corán considera que casarse con una fiel esclava es preferible a casarse con una mujer politeísta libre.
“…ciertamente una esclava creyente es mejor que una mujer libre idólatra, aunque ésta os guste más”. (2:221)
Asociación en la vida material
Esposa y esposo deben ayudarse y apoyarse mutuamente en la administración de su vida secular. Este hecho ha sido enfatizado en muchas tradiciones.
El Imam as-Ŝadiq dijo:
“Hay tres cosas que traen confort a un creyente: una casa espaciosa que mantiene oculto de las personas los defectos de éste y su acciones vergonzosas, y una esposa que lo ayuda y le apoya en el manejo de los asuntos de esta vida y de la otra”.
La educación de la descendencia
Vale la pena mencionar que uno de los propósitos importantes del matrimonio, que tiene un alto grado después de la procreación de la descendencia y la conservación de la especie, es la educación de los hijos.descanso.
etivo de crear a la mujer y al hombre es que encuentren calma y descanso.
 Esposo y esposa son, en verdad los mejores educadores para los niños. Y la tradición del Profeta (P) “Casaos y multiplíquense en número, para que la tierra se llene de una descendencia monoteísta” es una indicación de dicha importancia de este role.
Al interpretar este verso “¡Oh creyentes! Salvaos a vosotros y a vuestras familias de un Fuego…”[21]al-Muraghi, un exegeta sunni, dijo: “Aquellos a quienes se refiere este verso son las esposas y los hijos”.
El Imam Ali (a.s.) dijo: “Enseñen, a sus familias, las buenas obras, edúquenles y disciplínenlos “. En otra tradición dijo: “Díganle a sus familias que mantengan en mente las oraciones, el ayuno, el zakat y la ayuda al necesitado, al huérfano y a los vecinos”[22].
Pensamos que estos seis propósitos son los objetivos pretendidos por el Islam. Es el hecho certificado por las leyes y las normas del matrimonio y el divorcio con las costumbres y moral familiar. Observar la castidad y modestia, el cuidado de los niños, la abstinencia de los actos obscenos y de los vicios, observar los derechos de la esposa, la iddah –periodo prescripto, el cual una mujer tiene que dejar pasar después de su divorcio o de la muerte de su esposo, antes de volverse a casar-, herencia y otros, indican estos propósitos.
Tomando esto como una base, las características recomendadas para seleccionar una esposa son más que un propósito más bien todos los propósitos deben ser considerados:
·        Una fiel, sabia y modesta esposa
·        Fértil
·        Capaz de satisfacer los deseos sexuales del esposo.
·        Casta
·        Noble y de honorable descendencia y linaje
·        Que el hombre se sienta atraído por la belleza de su rostro[23]
A los hombres se les recomienda no casarse con mujeres sólo por la belleza de éstas porque esto indica que el matrimonio es tomado únicamente como medio de satisfacción del instinto sexual, ni más ni menos. También, se les recomienda no casarse con una mujer por su riqueza, ya que esto refleja el hecho de que el hombre pretende tener una socia en la vida material. Con esto no queremos despreciar e ignorar la riqueza o la belleza sino prestar atención a su Ser reprochado y censurado.
En resumen, el Islam piensa que el matrimonio es un medio para alcanzar los seis propósitos antes mencionados, sin que ninguno de ellos sea reemplazado por otro. El Islam toma todos estos objetivos, para la mujer y para el hombre, en el mismo nivel.
El estatus de la mujer en la Familia
Después de aclarar la perspectiva religiosa del matrimonio y la familia, es recomendable observar que posición ocupa la mujer dentro de estos temas. ¿El hombre y la mujer representan el origen y una rama de la familia? O ¿Tienen posiciones iguales? Y si la responsabilidad de la mujer es mayor, ¿Qué significa eso?
Debe prestarse atención al hecho de que el hombre y la mujer tienen dos noblezas y dos papeles; una es la sociedad en el matrimonio- como cónyuge- y la otra es la paternidad y la maternidad, de las cuales ambas necesitan ser estudiadas y discutidas. Acerca de este tema también existen muchos puntos de vista incorrectos y creencias erradas a las cuales es apropiado referirse primero antes de exponer el tema como debidamente sea posible.
1.    Abul Aswad ad-Du’ali una vez fue con su esposa Umm Owf donde Zyad expresando ante él el desacuerdo entre ellos (de él y su esposa) concerniente a su hijo. Cada uno manifestó que el hijo le pertenecía:
Abul Aswad dijo: “Tengo más derecho que ella a tener el hijo”. Entonces Umm Owf dijo: “Tú has dicho ‘puse el esperma en el ovario’ sin lujuria ni placer, mientras que yo lo he dado a luz con dificultad y constreñimiento, y tú lo cargaste cuando era liviano mientras que yo lo hice cuando era pesado”.
Ziyad dijo a Umm Owf: “Tienes razón y más derecho a conservar el hijo”. Él le concedió el hijo a ella.
2.    Al-Ghazali en Ihya’ al-Ulum y Mawlana en Feehi Ma Feeh y otros sostienen que el papel de la mujer, dentro de la familia y el matrimonio, es menos importante. En Ihya’ al-Ulum, cuando se exponen los cinco objetivos del matrimonio y particularmente al explicar tres ejemplos de ellos, al-Ghazali da un discurso de tal forma que indica que el hombre es el origen y la mujer es un una persona invitada. Él dice:
“Al-Yunaydi dijo: Tengo necesidad de una mujer de la misma forma que necesito del alimento y el sustento. Por lo tanto la mujer es como la comida y es la causa de la pureza del corazón[24]. Y debido al matrimonio, el corazón llega a ser libre de la limpieza de la casa y de la preparación de los alimentos. Se vuelve pasivo a la reserva de conocimiento y de los modales; las tareas que pueden ser hechas por una mujer piadosa”[25].
De la misma manera el hombre, en su camino a devengar de un trabajo lícito y administrar los asuntos familiares, sufre muchas dificultades y esfuerzos los cuales son en sí mismos una laboriosa lucha-Yihād- y autodisciplina[26].
Mawlana Yalaluddeen al-Balkhi, en su libro Feehi Ma Fee, también involucra el dilema del sexo cuando dice:
“Día y noche te esfuerzas buscando la edificación de la moral de la mujer, purificándola de las impurezas de tu esposa y de ti mismo. Preferirías purificarte a través de ella más, que ella se purifique a través de ti, y tú debes edificarte a por medio de ella, escucharle y obedecerle en lo que diga, aunque esta petición sea imposible de realizar por ti. Abandona los celos y el celo…”... (ver la continuación en archivo pdf)
 
Extraído del libro Mujer (Un análisis desde la perspectiva islámica)
Editorial Elhame Shargh
Todos derechos reservados.
Se permite copiar citando la referencia.
Fundación Cultural Oriente

[1]Zanashu’i Wa Akhlaq, pág. 31
[2]Al-Mahajjah Al-Baydha’, vol. 3 pág. 58
[3]Al-Mahajjah Al-Baydha’vol. 3 pág. 67-70
[4]Al-Mizan, vol. 4 pág. 179
[5]Al-Mahajjah Al-Baydha’, vol. 3, pág. 67-70
[6]Al-Mizan, vol. 4 pág. 179
[7]Al-Mizan vol. 2 pág. 277
[8]Al-Mizan, vol. 15 pág. 15
[9]Fi Dhilal Al-Qur’an, vol. 1, pág. 353
Mujer y Familia desde la perspectiva islámica.jpg
Bajar el archivo PDF: 
Tema: